Javier dispara los memes en First Dates al reconocer sus carencias

Sin pena ni vergüenza, el madrileño admitió que no le va muy bien en los temas culturales

Lo más importante de una cita en First Dates, es impresionar a la otra persona, así tengan que recurrir a alguna mentirilla, pero Javier no lo ve así. El madrileño es partidario de reconocer y aceptar que no es muy listo en algunos temas, sobre todo en los culturales. “Yo, la cultura, lo justo, lo necesario para vivir día a día”.

El comensal también confesó que no le gusta leer, y que en su casa no hay un solo libro a la vista. Entre sus gustos y pasatiempos favoritos está el de ir al GYM, escuchar reguetón, y salir a caminar por ahí. Una de las cosas que más odia es ir de fiesta, algo que suena un poco contradictorio gustándole un género que se escucha mucho en las discotecas y bares.

first dates Javier
La primera impresión de ambos fue positiva, pero la cita se empezó a desquebrajar en la mesa.

Una pareja muy dispareja la que formaron Javier y Paula en First Dates

Todo en lo que carecía Javier, y las cosas que no le gustaban a él, llegaron en forma de Paula. La madrileña se presentó como una chica muy tranqui, aunque le encantaba salir de fiesta. Luego comentó que uno de sus pasatiempos favoritos era la lectura, y cuando le preguntaron su género favorito, respondió sin pensarlo “la política”.

Aunque ninguno de los dos sabía lo que les esperaba en la mesa cuando empezaran a intercambiar información, la primera impresión fue positiva. Sin embargo, cuando se enteraron de los gustos, pasatiempos y demás datos relevantes del otro, la cita se fue en picada, y parecía que no había nada para salvarla.

Paula y Javier no encajaron en nada, aunque disfrutaron de la cena en First Dates

No todo fue malo, al menos los dos personajes de esta noche disfrutaron de una deliciosa cena, y salieron en televisión. Con respecto a la cita, parecía que lo único que tenían en común era que venían a encontrar el amor al dating show. De resto no había punto de comparación. A él no le gusta leer, a ella le encanta. Al madrileño le gusta el reguetón, a ella no por que tiene letras machistas.

En cuanto a la fiesta, Paula es fanática y le gusta pasarlo bien, pero Javier le gusta quedarse en casa, incluso contó una anécdota con respecto a ello. “Una vez fui a una fiesta obligado y lo pasé mal, me dio un jari y me desmayé y todo”. La cereza en el pastel la puso la chica, cuando confesó que fumaba, algo que chocó frontalmente con el comensal, “nada que hacer” sentenciaron ambos.

equipo investigación dietas