Juanma Castaño entierra reputación de El Partidazo con los positivos del Sporting

El periodista se desvive por justificar el escándalo en el que se ha visto envuelto el equipo asturiano

Está demostrado que cuando se aplica el forofismo o el bufandeo al periodismo, los profesionales siempre son los que quedan retratados. Algo así le ha pasado a Juanma Castaño, presentador de El Partidazo de Cope, al tratar de excusar al Sporting de Gijón por los positivos de este fin de semana tras saberse que estuvieron en una fiesta de dudosa legalidad.

La noticia está clara. Ha salido publicada en todos los medios e incluso se han difundido imágenes del foco de los positivos en el Sporting. Todo tiene su origen en la una fiesta el pasado 24 de diciembre en una discoteca propiedad del vicepresidente del Sporting de Gijón.

Sede del Sporting
Mareo, ciudad deportiva del Sporting de Gijón

El brote de positivos en el Sporting

De dicha fiesta se origina un brote que ha afectado a más de 130 personas en Gijón, muchos de ellos jugadores del primer equipo del Sporting. Aunque los nombres no se han hecho oficial, sí que se ha podido ver las ausencias para el encuentro frenta al Lugo, donde no aparecían en la lista fijos como Mariño o Manu García, sin lesiones conocidas.

Lo que para todos ha sido un ejercicio de irresponsabilidad intolerable en un equipo de deporte profesional, para el periodista de la Cope, Juanma Castaño se ha producido una persecución infundada desde muchos medios. Por eso, desde su micrófono de El Partidazo de Cope, ha difundido todo tipo de argumentos para justificar la “hazaña”.

El amor al Sporting pierde a Juanma Castaño

Lo que más ha enfadado a los usuarios de las redes sociales es el vídeo publicado por el twitter oficial de El Partidazo, en el que se muestra a los jugadores del Sporting de 4 en 4 en mesas que aparentemente respetan la distancia social. Es más, en el vídeo, se adjunta un mensaje que deja claro que se respeta la distancia.

Una defensa, desde un medio nacional, a un equipo como el Sporting solo se puede hacer de dos maneras. Sonsacando la verdad, que no parece el caso, o sintiendo demasiado los colores. Esta razón es lo que ha generado muchísimas críticas hacia un Juanma Castaño que, para más inri, es íntimo amigo del dueño de dicha discoteca.

Málaga Sekou