El duelo de la cola se lo lleva el Málaga dejando al Depor en una situación agónica

LaLiga Smartbank – Jornada 12


Deportivo 0
Málaga 2


Ficha técnica


Deportivo: Dani Giménez; Bóveda, Nolaskoain, Montero, Salva Ruiz; Bergantiños, Shibasaki (Jovanovic, 71′), Mollejo (Christian Santos, 70′), Aketxe, Borja Valle; Longo (Koné, 84′).

Málaga: Munir; Cifu, Luis Hernández, Mikel Villanueva (Diego González, 71′), Lombán; Renato Santos (Boulahroud, 85′), Keidi Bare, Adrián, Cristo Romero; Sadiku, Antoñín (Boussefiane, 78′).

Goles: 0-1 Mikel Villanueva (42′), 0-2 Sadiku (87′).

Árbitro: Óliver de la Fuente Ramos (comité castellano-leonés). Amonestó a Nolaskoain (40′), Keidi Bare (85′).

Incidencias: Estadio ABANCA-Riazor (14.238 espectadores).

El conjunto malaguista sumó su segunda victoria de la temporada frente a un Dépor cuesta abajo y sin frenos

El Málaga se tomó su particular revancha en Riazor tras la eliminación en el pasado playoff de ascenso con el Deportivo de La Coruña. La vida ha cambiado mucho para los dos equipos en apenas unos meses, pero el encuentro le sirvió a los visitantes para tomar aire gracias a un remate de Mikel Villanueva tras un saque de esquina y de Sadiku a portería vacía.

Fue un partido gris y difícil para el espectador. Ninguno de los dos equipos querían ni era capaz de doblegar al otro. El Málaga parecía por momentos arrinconar a un Dépor que cometía errores clamorosos en la salida de balón. Ninguno de los blanquiazules tenía su tarde. Álex Bergantiños estaba fallón en la distribución, Aketxe no fue determinante y Mollejo no consiguió canalizar su intensidad. Lo más destacable en los locales fueron un par de jugadas individuales de Borja Valle y Longo que quedaron en nada. Mientras el Deportivo era incapaz de inquietar a Munir, el Málaga aprovechó un saque de esquina al borde del descanso para que Mikel Villanueva rompiese el empate inicial.

Salieron los dos equipos tras el descanso y pasó lo de siempre. El Deportivo necesitó una patada en el culo para empezar a jugar al fútbol y hubo tramos del partido en el que lo hicieron. Los mejores minutos no se tradujeron en ocasiones realmente peligrosas. Ni siquiera la entrada de Christian Santos, que tuvo la más clara en un remate fuera de primeras a un centro de Salva Ruiz, Koné y Jovanovic consiguieron darle aire al equipo.

La cosa fue a peor en la recta final del partido. Las pérdidas absurdas en la línea defensiva eran una amenaza constante sobre la meta de un Dani Giménez que estuvo inmeso durante todo el partido para evitar los goles del Málaga.  Avisó Sadiku con un disparo solo que se marchó demasiado cruzado. Pero a la segunda no perdonó. En otra mala acción defensiva, Dani Giménez salió de la portería, pero no pudo atrapar la pelota, que le cayó a Sadiku para cerrar el partido. Con este resultado y con la grada mirando al palco terminó el encuentro.