La Audiencia confirma la decisión de la CNC: los contratos televisivos, tres años como máximo