La clave es la autocrítica, no la crítica