La conexión serbia evita la crisis