La constructora de San Mamés cree que la temporada empezará en el nuevo campo