La Copa, el paro y el sentido común… por JOAQUIN BROTONS

La cifra de parados en España se acerca a los seis millones. En la Comunidad de Madrid es una enfermedad social que afecta a 655.300 personas, lo que sitúa la tasa de desempleo en la región en un 19,88%, (20,31% hombres), según la última encuesta de la EPA. En la capital las cifras ahogan a unos barrios más que a otros, crece con más fuerza precisamente en los que peor están, la zona sur. El dato de las ejecuciones hipotecarias y de los desahucios en nuestro país pone los pelos de punta, casi 500 diarios en 2012 (180.000 familias). La gente se suicida porque no puede pagar la hipoteca. Mientras tanto el fútbol vive al margen de la realidad social, la gente divaga sobre si había que haber jugado la final de la Copa del Rey en otra ciudad distinta a Madrid aunque los dos equipos residan en la Capital.Un compañero de profesión dijo una frase para enmarcar: “Hombre sería mejor jugar la final en otro sitio que no fuera Madrid porque así no se perdería la liturgia del desplazamiento que es lo mejor de una final”. Como diría Federico Trillo “manda huevos”. Creo que el sentido común ha prevalecido por encima de la inconsciencia de todos aquellos que situaban al futbol al margen de la realidad. Provocar el desplazamiento de 50.000 personas por capricho me parece grave, pero más sorprendente es que algunos presidentes, como el del Córdoba, buscando la notoriedad que tanto le gusta, solicitara a la RFEF la organización del evento, diciendo que Córdoba en AVE está muy cerca de Madrid. Cualquiera puede pensar que Carlos González, “representa” a RENFE porque es la única posibilidad para entender el despropósito. Sin entrar en el aforo del nuevo Arcángel con 21.822 asientos. Lo del Ayuntamiento de Getafe no merece comentario por esperpéntico.De todas formas, no he escuchado a la señora Alcaldesa, Ana Botella, solicitar esta final para la ciudad de Madrid. Intuyo que su señor marido ya le confirmó en el domicilio conyugal, después de asistir al palco del Bernabéu el día del Barça, que Florentino le tranquilizó asegurando que se jugaría en la Capital. Hay tantos motivos para que Madrid sea el escenario que es innecesario enumerarlos. De todas formas uno de ellos es la capacidad de los estadios. La Copa es la fiesta de los aficionados y también de los equipos, al tratarse de la tercera competición en importancia, después de la Liga y la Champions. Me alegro que la RFEF, después del disparate del cambio de fecha (tremendo lo de Eurovisión) y de no asegurar una sede permanente como sucede en Italia, Alemania o Francia, haya sido coherente con la situación económica y social del país. Desconozco si se ha infringido algún pacto verbal entre los clubes implicados, sin respetar apretones de manos anteriores. Sabemos por experiencias en la historia que en el futbol no todos los que dan la mano la tienen limpia.Dicho esto, ahora podemos argumentar que le vendrá bien a la candidatura olímpica Madrid 2020 para vender su imagen, que la Federación Madrileña de fútbol podrá tener un evento importante en el año de su centenario, que la recaudación y el reparto para ambos equipos será más elevado, más equitativo con cesiones incluidas. Otra ventaja es que el Príncipe dormirá esa noche en su residencia de La Zarzuela (lo habría hecho igual) acompañado de su familia. En este acto de positivismo incluyo al himno nacional que sonará sin necesidad de aumentar decibelios y con el aplauso generalizado tras su interpretación después de varios años de mal trato. Vamos que la final de la Copa del Rey va a ser un éxito, seguro. Solo queda saber si algunos aficionados dependientes del SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal), antes conocido como INEM, están dispuestos a pagar entre 60 y 250 euros por las localidades. Solo el futbol es capaz de volvernos locos y nos hace perder la cabeza.José Joaquín Brotons / eurosport
¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Aspirante de Masterchef Celebrity 5 se va de la lengua y finiquita a Josie
Locura sin calificativos de Mercedes F1 para endiosar a Lewis Hamilton
Rival muy incómodo para el Atlético irrumpe en fichaje de Cavani