La encrucijada de Tito: la defensa ante el Bayern, un quebradero de cabeza