La exposición ‘Els nostres ídols: Puchades’, siempre en el corazón