La felicidad renovada de Cristiano… por JOAQUIN BROTONS

No hay nada peor para el periodismo deportivo que una semana con fútbol de selección. La diáspora de los jugadores crea inanición de noticias y desapego en el lector habitual. Es entonces cuando hay que sacarle punta a lo que no es noticia para convertirlo en espectáculo del rumor. Cristiano es portada permanente de los periódicos deportivos madrileños y madridistas, tiene tanta fuerza mediática que ayuda a vender periódicos aunque no haya historia detrás de la foto. La gran compañera Olga Viza se atrevió a preguntarle asegurando por su estado de ánimo: “Un hombre feliz, hoy si podemos proclamarlo… ¿O no?”. La pausa valorativa y el silencio de CR7 ha sido el argumento principal para reeditar el éxito del verano: “¿Qué le pasa a Cristiano que está triste?”. Es cierto, que salvo una respuesta corta a pie de césped, tras un partido de Liga el chico de Madeira no ha sido muy expresivo con su estado emocional, pero seguir dudando de “la felicidad” de Ronaldo me parece un tema muy recurrente.Podía filosofar y decir que la felicidad o su antónimo, la tristeza, son dos estados emocionales que sufren cambios permanentes, por tanto nadie es siempre feliz o está triste de forma permanente. Entiendo que el jugador necesitaba como la gomina el reconocimiento y el cariño que ahora tiene en el Bernabéu y que durante muchos meses no sintió. Es difícil ser coetáneo de Messi, en esto del fútbol y saber que tienes asignado el papel de Poulidor en esa competencia. Luchar por el primer puesto es algo que nadie le puede discutir, pero de ahí a saber que los tuyos te reconocen como el mejor hay un trayecto que por suerte ya ha recorrido. En el vestuario saben que las posibilidades de conseguir títulos pasan por su voracidad goleadora, por tanto hay dependencia y necesidad de satisfacer su ego. La afición ya le ha tributado los honores de ídolo que reclamaba, tras aquél disgusto veraniego y sincero ante el presidente, ahora se le venera con más devoción que a su entrenador, un hombre que había ocupado todos los espacios de protagonismo.Creo que Ronaldo tiene razones para ser feliz: Fama, dinero, familia, lujos, reconocimiento y grandes expectativas en el terreno personal y colectivo. Quizás por ello no tiene prisa por renovar o ampliar su contrato con el Real Madrid. En el aspecto contractual queda todo este año, el próximo y seis meses del 2015, mucho tiempo para estar agobiado con el futuro. Nadie es imprescindible en un equipo con la historia y los títulos del Real Madrid, hay gente necesaria pero hasta el más grande (Alfredo Di Stefano) salió por la puerta trasera de Concha Espina. Cristiano es un jugador que puede encontrar acomodo en los mejores equipos del mundo y muchos son los “jeques” dispuestos a poner el dinero encima de la mesa de Jorge Mendes para satisfacer las peticiones del comisionista y protector. Ahora le toca mover ficha a Pérez y su junta, ellos sabrán si pueden aligerar de peso económico la plantilla (Kaká es un lastre) y pagar las cifras que reclama la estrella o bien plantearse un traspaso antes de que finalice su contrato en junio de 2015, para al menos rentabilizar la inversión.Gestifute, la compañía de Mendes, está abierta a considerar todas las posibilidades que el mercado le ofrece: renovar, ampliar, seguir, esperar, romper o cambiar. En enero Cristiano ya hizo público en los medios de la FIFA que: “Tengo claro que quiero cumplir mi contrato. Pero no sé qué pasará en el futuro”. Cuando acabe el acuerdo CR7 tendrá la experiencia y la madurez de los 29 años, también las manos abiertas para negociar como agente libre y la posibilidad de ingresar una cantidad superior a la que pago el Real Madrid al Manchester. Es evidente que ante esta perspectiva Ronaldo tiene razones para ser feliz la mayor parte del día. El resto no podemos decir lo mismo.JOAQUIN BROTONS / eurospòrt
¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Iker Jiménez enciende alarmas en Informe Covid con futuro catastrófico
Distintivo Seat Tarraco FR luce al más puro estilo deportivo con hasta 200 CV
Nuevo escándalo en Masterchef deja aspirante al borde del abismo