La fiesta en casa de Messi condena doblemente al FC Barcelona

Complicada situación de acuerdo a las normatividades de salud que se llevan a cabo por estos días en el mundo

Ha salido a la luz pública una polémica en medio de la delicada situación salubre que cubre a España y todo el planeta. En la casa de Leo Messi se llevó a cabo una fiesta en la que participaron la gran mayoría de jugadores de la plantilla y donde acudieron a celebrar el título conseguido ante el Athletic club de Bilbao en la final de la Copa del Rey.

Este tema no se ha quedado solamente en eso, el tema ha escalado a raíz de la ruptura de la burbuja de cuidados a los que se les ha exigido al club y a otros organismos. Deberían haber compuesto la ley máxima de ruptura del contagio, acarreando investigaciones no solo por parte de los organismos internos de LaLiga, sino de la administración pública.

Casa Leo Messi
Casa Leo Messi ha sido el epicentro de un huracán de malas noticias para el FC Barcelona

Las consecuencias de la fiesta en la casa de Leo Messi podrían exponerse en materia deportiva

Actualmente la ley interna del fútbol español contempla sanciones estrictas a quiénes irrumpan con al correcto desarrollo de las actividades. Se considera que este tipo de reuniones altera y pone en peligro la vida de los demás, en un tema que ya tiene antecedentes propiamente. Sevilla ya lo sufrió a mitad del año anterior, y el Sporting de Gijón en diciembre.

La Consejería de Salud de la Generalitat de Catalunya está abriendo un expediente a todos los integrantes de la fiesta, y no se descartan sanciones ejemplares. Un tema complejo por donde se mire ya que está en juego no solo el título de Liga, sino el prestigio del club para recuperar el trono. Perder a sus mejores armas le dejaría el camino servido al colchonero, que es el contendiente principal en esa ruta al éxito.

El grueso lo aporta una investigación más densa, desde el núcleo de control de la ciudad y la comunidad

Se dice que la Consejería de Salud catalana está dispuesta a llegar hasta las últimas consecuencias. Un asado que como ya se ha dicho puede salir más costosos que lo que se debería ha alertado a Laporta que desde ahora mismo trabaja en la defensa de la plantilla. La filtración ha manifestado que la presidencia tiene sus armas y piensa soltarlas en coso de extenderse el tema.

Para el Barcelona es un acto recreativo completamente controlado. Había permiso del club para realizarlo con la tranquilidad de hacer pruebas diarias como está en este momento demandando la ley. Cabe resaltar que ninguno de los asistentes tiene antecedentes recientes, lo que mejora sus posibilidades de defensa. Esto recién comienza y en las próximas horas podría salir una resolución que se debe monitorear.

Hazard Barcelona