La homofobia se cuela en el país de los “derechos raciales”

Megan Harris (izquierda) y Casey Stoney (derecha). Foto: Agencias.
Megan Harris (izquierda) y Casey Stoney (derecha). Foto: Agencias.

Hace menos de un mes que la capitana de la selección femenina de Inglaterra, Casey Stoney, comenzó a recibir mensajes ofensivos haciendo referencia a su homosexualidad. La red social Twitter ha sido el escenario preferido por los homófobos para recriminarle a la jugadora del Arsenal su condición sexual.

Según ha declarado Stoney al diario The Guardian que “alguien me ha enviado algún correo innecesario y amablemente no dejó su nombre, por ejemplo cuando me enviaron un pedazo de la Biblia. Esa fue una pieza explicando cómo la homosexualidad es un peligro para la salud y, básicamente, me decía que era una enferma mental. Para mí, esa es la gente inculta. Ser gay no es una elección. No me desperté una mañana y pienso: ‘Oh, voy a vivir de esta manera’.

Casey Stoney celebra un gol con el Arsenal. Foto: Agencias.
Casey Stoney celebra un gol con el Arsenal. Foto: Agencias.

“Yo también necesito reiterar que no es contagioso. Algunas personas piensan que es. Sigo siendo la misma persona. Creo que soy una buena persona y creo que trato de hacer todo lo que pueda por otras personas, y si esto fue por ayudar a otras personas. No me arrepiento en absoluto” sentenció la centrocampista Gunner. Stoney salió hace algunos años del armario.

Stoney reveló su sexualidad en mundo de enormes proporciones como es el fútbol, una auténtica heroína. “Nunca he sido alguien que quería ser el centro de atención”, dice ella. “Me sentí alentado por amigos, mi pareja y también por mucha gente, ellos creían que podría ayudar a un montón de gente. La cantidad de respuestas positivas, la cantidad de gente que dice que les he ayudado, ha sido realmente abrumadora y justificado mi decisión”.

Megan Harris exhibe su embarazo con su pareja. Foto: Agencias.
Megan Harris exhibe su embarazo con su pareja. Foto: Agencias.

 

La estrella del fútbol femenino inglés está esperando gemelos con su pareja, la también futbolista, Megan Harris. Un suceso que también ha recibido comentarios negativos en las redes sociales. En un país donde se escandalizan por el racismo,como cuando el recientemente fallecido Luis Aragonés tildará a Thierry Henry de “negro” en un entrenamiento, hace oídos sordos a unos hechos deleznables. Parece mentira que sucedan estas desagradables situaciones en el que es una de las “democracias” más consolidadas de Europa.

Escrito por Koldo Sandoval

@koldosandoval