La imborrable huella de Pinto en Vigo