El no a la independencia escocesa abre el sueño de Celtic y Rangers de jugar en la Premier

Celtic-v-Ross-County-Scottish-Premiership
Celtic Park celebra el título conseguido la temporada pasada. Foto: Agencias.

En medio de las muchas complejidades del referéndum escocés, el fútbol está desempeñando un papel importante. Los grandes equipos en Escocia son los equipos de Glasgow, el Rangers partidarios, con sus raíces leales, son en general ‘no’, mientras en el Celtic, con sus tradiciones ferozmente republicanas, son partidarios del “sí”. También esa división se ve en ciudades como Edimburgo con el Hibernian FC (católico) y el Hearts (Protestante), aunque allí las posiciones son más calmadas.

Pero los aficionados del Celtic y Rangers también se enfrentan a un dilema, porque saben que si el país decide sobre la independencia, un sueño de jugar en la Premier League algún día morirá. Durante muchos años, se ha reclamado la inclusión de los dos equipos de Glasgow en la ligas inglesa.

Desde la caída del Rangers en desgracia, el problema se ha agudizado y la Scottish Premier League ha convertido efectivamente en una liga de un equipo. Aunque se supone que los protestantes regresarán a la máxima categoría del fútbol escocés la próxima campaña los derechos televisivos han caído considerablemente en los últimos tiempos lo que ha repercutido negativamente en la competividad del torneo.

Ambos equipos escoceses, tenían al Swansea y al Cardiff como el ejemplo a seguir para poder incorporarse a la Premier sin que por ello afectara a la selección nacional de Escocia. Un sueño para los equipos de Glasgow que hoy se puede esfumar si Escocia consigue la Independencia.

Escrito por Koldo Sandoval

@koldosandoval

fichar Riqui Puig