La inmensa intrascendencia… por MARTI PERARNAU

1.- Partido horrible del Barça. O cabría decir: nuevo desempeño pésimo de su segunda unidad. Al igual que sucediera en partidos anteriores, la presencia de jugadores poco habituales no solo desembocó en una mala prestación colectiva, sino que suspendió a los suplentes, contagió a los titulares y desnudó a los bocazas. El Barça fue el hambre insaciable de Messi y el esfuerzo de los más noveles. El resto fue nada.2.- Parecía razonable la disposición que Roura hizo de sus hombres, con una segunda unidad reforzada por Piqué y Messi más los cuatro elementos de la Sub-21: Bartra, Montoya (de lateral izquierdo), Thiago y Tello. El mediocentro era para Song y la posición dual en ataque para Alexis, que combinaba la punta derecha con la posición más centrada, por delante de Messi.3.- Pero la disposición táctica depende siempre de la intención y la intención no estaba. Posiblemente estaba en París, aunque la mayoría de los de París se sentaba en el banquillo, pero quizás se ha llegado a un punto en este equipo en que algunos jugadores se sienten realizados simplemente como acompañantes, siempre que Messi les lleve a las finales. Y eso convierte al Barça en un equipo intrascendente, que parece dar la Liga por amortizada y reservarse solo para las noches brillantes. Mal asunto porque los equipos se construyen desde el esfuerzo colectivo pero fallecen por la desidia individual.4.- La intrascendencia inicial, larguísimos minutos de intrascendencia, no ha impedido que el Barça se aposentara en campo del Celta, con Song abriendo a bandas y Alves viviendo en el escalón de los medios. La línea defensiva de los locales se situaba bastante adelantada, lo que se convertía en una tentación constante para los desmarques de Alexis, Alves o Messi.5.- Pronto, el remate más peligroso del Celta ha llegado a través de Piqué, que ha exigido de Pinto unos reflejos dignos del mejor Valdés. La doble intervención prodigiosa del guardameta barcelonista no ha espabilado a sus colegas, que venían moviéndose con la ya habitual baja intensidad de los últimos meses en Liga, la misma que les llevó al amargo trance de semanas atrás.6.- Titubeante en defensa, inexistente en el centro del campo y veloz en ataque, lo que resulta paradójico en el equipo de los centrocampistas, el Barça del primer tiempo en Vigo ha quedado simbolizado en Cesc Fàbregas, el nihilismo sobre el césped, como ya ocurriera hace un año. Resulta desconcertante su transformación en jugador anonadado.7.- Adelantado el Celta en el marcador en uno de los clásicos enredos defensivos blaugrana, el equipo de Roura ha quedado resumido en Messi buscando a Tello para la definición o para la devolución. En el empate, Tello ha recibido un caramelo de Messi a la espalda de la defensa y definido a lo Henry, su remate característico rotando el tronco y buscando finalizar por el palo exterior.8.- Aunque ha multiplicado los errores de ejecución, el segundo tiempo del Barça ha tenido mayor intención que el primero. Thiago se ha hartado a cometer errores hasta el punto de aparentar algo novedoso en jugador tan corajudo: la pesarosa impresión de desánimo. A su lado, Song ha vivido otra tarde de escasa fluidez  y Alexis, un nuevo episodio de vacuidad, el enésimo. Pese a ello y al inaudito partido de Cesc, el Barça ha rendido mejor a partir de la conexión Messi-Tello.9.- Es cierto que el extremo, mal vigilado por Jonathan Castro, se ha visto beneficiado por el regalo de grandes pasillos por los que correr, pero en especial por los servicios medidos de Messi, actuando de mediapunta, sirviendo diagonales rasas en bandeja. De hecho, el ataque blaugrana se ha basado en eso, en diagonales a Tello. Messi le ha buscado una, dos, tres, seis veces… Y Tello ha acertado a devolverle una de ellas de manera excelente para que el argentino diera la vuelta completa al círculo del gol, habiendo marcado a todos los equipos del campeonato. Quizás no sea una conexión para determinados partidos, pero hoy ha resultado precisa y productiva.10.- Tras remontar, al Barça le ha dado otro ataque de comodidad y a la defensa, un nuevo pasmo después de que Busquets, por evitar un fuera de banda, concediera un centro de peligro al área de Pinto. Con la defensa hiperbasculada como acostumbra, el Barça ha vuelto a encajar gol, una casi norma de la casa esta temporada, muestra de una debilidad que -se supone- buscará evitar en las trascendentes noches de Champions.y 11.- Del partido en Vigo el cuerpo técnico no puede sacar grandes moralejas, más allá de lo que ya sabe y conoce sobre el acomodamiento de algunos jugadores tras buscan cobijo bajo el talento inmenso del rey Leo. Cuanto se dijo antes y después del fiasco de San Siro sobre la tipología de los errores en que había incurrido el equipo no fue entendido por todos los jugadores. Quienes hoy estaban en el banquillo seguramente sí aprendieron la lección, tal como expusieron en su día Mascherano, Busquets o Iniesta, pero otro grupo de futbolistas no se ha enterado. Ni del cariz del problema, ni de la lección recibida.MARTI PERARNAU / martiperarnau.com
¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Recital de Fernando Alonso en El Hormiguero da la razón a Pablo Motos
El RC Celta harto de Carlos Fernández se acerca a un delantero mejor
Las chaquetas Columbia de El Corte Inglés el gran chollazo del día