La lluvia de papelitos demoró el partido en Córdoba