La locura verdiblanca

Ayer se reestrenó el Benito Villamarín con Gol Sur terminado y con una grada de animación abarrotada que dio la bienvenida a su nueva grada con un tifo que rezaba: Hasta el fin de los días, estandarte de nuestras vidas. Una frase que resume a la perfección la pasión y locura verdiblanca. Una afición que, tras sufrir la pasada temporada una nueva decepción, ha vuelto a cargarse de ilusión con la llegada de Serra Ferrer, Setién, Guardado, Ryad, Tello y otros tantos; llegando a la increíble cifra de los 49000 abonados y rozando el lleno en el estreno liguero en casa.

Feddal celebra el tanto de la victoria / Agencias

Feddal celebra el tanto de la victoria / Agencias

Una parroquia que se ilusiona muy fácilmente y cuya fidelidad no tiene límites. Ayer llegó la primera alegría en forma de remontada. Una remontada en la que participaron los fieles hinchas animando sin cesar y empujando al equipo cuando más lo necesitaba. Son los jugadores quienes marcan y juegan el partido pero los béticos son, sin ninguna duda, el jugador número 12. Y no solo lo digo yo, una bética que ama ciegamente a su equipo, sino que el entrenador Quique Setién también lo recalcó en rueda de prensa: “Es obvio que son los jugadores los que meten los goles, pero el apoyo y el empuje que recibimos de la grada nos ayuda mucho”. El objetivo del club es llegar a 50000 socios, a ver si de una vez logramos tener un equipo a la altura de la siempre fiel afición.

VLG