La 'magia' contable de KPMG reduce la deuda del Valencia en 79 millones

La due diligence encargada por el Valencia CF a la consultora KPMG no podía haber dado al club mejores noticias. En primer lugar, no ha detectado ninguna irregularidad en las cuentas, según explicó el presidente de la Fundación Aurelio Martínez. Además, la deuda de la entidad ha pasado de 354,7 millones de euros (en abril de este año) a 275,7 millones en esa misma fecha. En realidad, los “graves problemas de tesorería son los mismos”, pero la manera de calcular la deuda permite esa diferencia de 79 millones.

La primera cifra corresponde a lo que ya se sabía, eran las cuentas del club. El resultado es la diferencia entre el patrimonio neto y el pasivo. La segunda, la de KPMG, además, descuenta las partidas que se le deben al club (es la deuda neta) y ofrece un panorama más optimista.

Sin embargo, los 230 millones en deuda a entidades financieras son las mismas se cuenten como se cuenten. Por eso Martínez habló de una situación “positiva con matices”.

Terrenos por vender

Otro dato curioso es que la due diligence no incluye datos sobre el patrimonio inmobiliario de la entidad que incluye los terrenos de Porxinos –cuyo plan urbanístico fue paralizado el mes pasado por el Tribunal Superior de Justicia-, ni los dos estadios (uno paralizado).

El motivo que alegó Martínez es que, dada la parálisis del sector de la construcción, es muy difícil valorar el valor de esos terrenos. Los datos existentes son anteriores a la crisis, y los actuales no sirven para determinar su valor en caso de que se quieran vender en el futuro.

En paz con Hacienda

Pese a todo, el panorama económico del Valencia CF no es tan malo. No hay deuda ni con Hacienda ni con la Seguridad Social, y lo único que se le debe al erario público son los 4,7 millones de euros del pago del primer pago del aval de 81 millones de la Fundación con Bankia.

Además, en los últimos años, la deuda de la entidad se ha reducido considerablemente: En 2009 llegó a 550,3 millones de euros y ahora es de 344,7 millones. La diferencia es de 205,6 millones. Sin embargo, según los datos de la due diligence han pasado de 393,7 millones a 275,7, es decir que la diferencia es de sólo 88 millones.

2016, año clave

Para Amadeo Salvo, presidente del Club, la situación no es tan grave e incluso cree que en 2016, gracias al plan de negocios, la entidad será capaz de lograr un resultado operativo positivo. En esa fecha, el proyecto de utilizar la escuela como cantera de los jugadores del primer equipo permitirá evitar al mínimo el número de fichajes y supondrá un importante ahorro para las arcas de la entidad.

“La deuda se puede pagar, pero necesitamos cambiar el modelo”, señaló. Para Salvo, hay que apostar por potenciar la marca Valencia como fuente de ingresos ya que “no podemos hacer que la Champions [y los cerca de 30 millones de ingresos que supone] condicione toda nuestra actividad”.

Cuestiones deportivas

El presidente también descartó el temor de muchos aficionados que creen que Bankia podría optar por vender el club para satisfacer su deuda. “Estamos al corriente de los pagos”, recordó. Además señaló que la venta del club, ahora, difícilmente cubriría la deuda. En cambio, un Valencia solvente sí que le interesa a la entidad.

Por lo que respecta al apartado futbolístico, apuntó el posible traspaso de Pablo Piatti y Aly Cissokho (aunque sea cedidos y con compromiso de compra). Eso abriría las puertas a la llegada de algún jugador nuevo que necesita el club.

Messi FC Barcelona