La nueva estrategia del Real Madrid para fichaje de Mbappé

Silencio y mucho hermetismo, la maniobra que ha sido ordenada desde la cúpula para el grupo y el cuerpo técnico

Hace ya unas semanas en las que se disputó el importante juego entre el Real Madrid y el PSG en el Santiago Bernabéu. Allí, la atmósfera que se manejó fue densa, debido principalmente a las necesidades del cuadro merengue, y a las palabras de Zidane haciendo referencia a la figura del rival, Kylian Mbappé.

El juego estuvo caliente siempre, y no porque se haya excedido el entrenador, sino porque sus palabras de elogio y las especulaciones, le han puesto en la barrera de lo imprevisto, sacando más de una rabia a la gente en el otro bando. Leonardo, director deportivo del PSG tomó aquellas declaraciones de exaltación como una provocación, y cree incluso que se trata de una estrategia macabra para desestabilizar el interior de su grupo.

Kylian Mbappé / EFE

Pues no se lo han guardado, y se han hecho sentir. Si las cosas siguen así es muy probable que la negociación a futuro se pueda ver afectada, y por tal motivo en la capital han dado vuelta a la página. En la previa del juego de hoy, en Mestalla y ante Valencia, Zidane le ha hecho el quite a las preguntas insidiosas, y ha afirmado que solo hablará de sus jugadores.

Zidane ha sido el primero en mostrar la intensión

Los micrófonos suelen ser despiadados, y muchas veces los responsables al frente de ellos sueltan frases entre líneas que sirven para ser interpretadas de la peor manera. Florentino les ha dado la señal directa, lo de Mbappé debe quedar quieto, sin declaraciones ni nada por el estilo, no quieren tirar abajo las buenas relaciones que a futuro le podrían dar la ventaja.

Es muy claro que el Real Madrid no va a perder la más mínima oportunidad, sabe de antemano que la relación de Mbappé con Tuchell no es la mejor, y en su posición espera mejorar el ambiente para atacar con fuerza. No se puede fallar en el intento, esa es una ideología a la cual parecen no querer ceder, así les cueste llevarla al plano de lo real.

Zidane / EFE

El extremo está demasiado inconforme con los relevos que el alemán ha implementado en las plantillas de inicio, donde él se ha tenido que ver relegado en más de una ocasión. Es muy joven, quiere jugarlo todo y ganarse muy pronto, la mención a ser el jugador que de pelea a los dos monstruos por el Balón de oro.

Fernando Llorente