La plantilla del Sporting no quiere dramatismos