La plantilla rojiblanca hace autocrítica