La portería que funciona por ciclos, sin un dueño