“La prensa” de Rudyard Kipling

Hace tiempo que la ética periodista cotiza a la baja en los medios de comunicación, manda la hegemonía del mercado. Las noticias, los temas y fuentes de información, ya no son determinados por periodistas, sino por mercaderes de audiencias a los que poco les importan los referentes, auténticos paradigmas del respeto que nos hicieron soñar con la posibilidad de que no todo estaba perdido, y que otro tipo de periodismo era posible. Por ello resulta tan desalentador que un viejo poema de Kipling, de hace más de ochenta años, conserve toda su vigencia sin haber perdido un ápice de razón.
Andoni Gorosabel