La prepotencia se paga

El catorce de febrero del año 2017, el Barça fue humillado en París ante el París Saint-Germain con un contundente 4-0 en contra. Durante estas semanas, al FC Barcelona se le han echado cosas en cara, periodistas deportivos, entendidos de fútbol, aficionados, se han lanzado en contra del equipo catalán y han sacado a relucir dudas que generaba el fútbol de Luis Enrique. En todo este embrollo de comentarios con intenciones de mofarse y ridiculizar en la más leída prensa y la más vista televisión, los que han perpetrado este tipo de burlas, han cometido un grave error: dar al FC Barcelona, el equipo de la MSN, por muerto.

Sergi Roberto rematando el gol de la victoria

Y es que, declaraciones como las de al carrer de Alfredo Duro, y otras tantas de personas conocidas como Jesé, Juanma Rodríguez, Sergio Ramos, Álvaro Ojeda, Tomás Roncero, Raúl, incluso instituciones como la UEFA que daban por muerto al club culé o barcelonistas como Quim Domenech, solo han creado una nube de gafe y karma negativo que han terminado con lo antológico del fútbol: la remontada con un 6-1 en un Camp Nou hasta la bandera. Ahora, muchas personas acusan al árbitro del partido, Deniz Aytekin, que no pasará a la historia. Lo que sí es histórico es el partidazo del conjunto catalán y el planteamiento ganador de un exitoso Luis Enrique. Ya lo saben para la próxima vez: dar por muerto al equipo de Ter Stegen, Masche, Piqué, Umtiti, Busquets, Rakitic, Iniesta, Messi, Rafinha, Suárez y Neymar, es toda una osadía que puede salir muy cara.

La fotografía que capta a Messi festejando con el Camp Nou.
Messi celebrando con el Camp Nou el sexto gol. Foto de Santi Garcés.
descartes koeman