La progresión de Abraham, la regresión de Edu Oriol