La Real comió en el Asador Donostiarra de Madrid y regresó a media tarde en avión