La Real Sociedad ya designa quién levantará la copa

Un nuevo comienzo está por disputarse, un nuevo trofeo está en juego

Hoy se abre la definición de la Súpercopa de España, y con ello varios equipos tradicionales en el país están listos para su disputa. La Real Sociedad que se ha ganado el derecho a estar allí por su participación en la Copa anterior tiene su primer duelo, ante un FC Barcelona que viene de capa caída. Sin duda un compromiso que más tinte no puede tener.

La Real Sociedad ya tiene planeadas varias cosas, entre ellas la definición y proyecta de una u otra manera lo que será la definición de dicha competencia. En voz de su gran figura actual, Mikel Oyarzabal, se ha dicho que Asier Illarramendi va a ser el que levante el trofeo, es un tema de respeto, pero también de agradecimiento. Teniendo en cuenta que del otro lado puede estar el Real Madrid, también es un mensaje evidente.

Imanol Real Sociedad
La Real Sociedad tiene como objetivo la Champions

Una copa pendiente, la Real Sociedad aún no olvida su compromiso más importante

Lo atípico de esta situación tiene que ver directamente con lo acontecido, es más, la pandemia ha abierto espacios para nuevos escenarios que han sido graficados para movilizar una nueva corriente. No es normal y tampoco lo pretende ser pero es pertinente expresar lo que piensa el club de sus compromisos retrasados. El choque ante el Athletic de Bilbao, pendiente por la final de la Copa del Rey es parte de eso.

Ahora bien, habrá que medir el nivel de compromiso, y si está muy ligado a una corriente o a otra. La gente de la Real Sociedad viene trabajando duramente en conseguir objetivos de la mano de Imanol Alguacil. Pendientes de su nuevo andar, el club ha trazado metas claras, y en la primera está lograr la anhelada copa, que no es una copa más, es una copa con tintes especiales.

Illarramendi el elegido por todos, incluso por la afición

El buen momento debe quedar plasmado con un título, total hace mucho tiempo que por tierras vascas no se levanta uno. La afición tiene expectativa y el compromiso de los muchachos les da para ilusionarse. El equipo viene jugando bien, y está consciente de que es un momento especial para sentenciarlo. Hoy ante el FC Barcelona comienza todo.

Los donostiarras vienen con el espíritu alto, han ganado el clásico y han demostrado que están en pleno estado de forma. A diferencia de su rival que viene golpeado tras las duras derrotas del último tiempo. Veremos qué sale de ahí, y si la plantilla está mentalizada en dar el gran golpe. A priori parten como segundas opciones, en una copa diseñada para ver la final que todos quieren ver.

Athletic Marcelino