La RFEF quiere implantar una considerable multa para proteger a los árbitros

Este año los árbitros están cometiendo muchos más fallos de lo habitual y los equipos, muchos de ellos sufriendo semana tras semana esos errores cada vez largan más y atacan al Comité para buscar medidas. La respuesta de la RFEF no se ha hecho esperar y están estudiando poner una importante sanción a cualquiera que se queje del arbitraje.

Piqué y Suárez protestan al árbitro/Agencias

Esta multa ascendería a 40.000 euros y puede ser efectiva a partir de la próxima temporada. La normativa actual multa con unos 1500 euros este tipo de quejas, una cantidad ridícula para jugadores de talla mundial que ganan eso al minuto y de esta forma creen que se lo pensarán dos veces antes de rajar. La medida sería mucho más efectiva si también exigen más en el trabajo a los árbitros y sobre todo si se unifican mejor todos los criterios a la hora de dictar fuera de juego o de sacar tarjetas amarillas o rojas.

Renato Sanches