Está muy claro, depende solo de ellos

En el Real Madrid tienen claro que el mercado de verano será uno de los más movidos, pese a las contempladas complicaciones generales que está dejando a su paso el coronavirus. Manchester ha sido uno de esos focos, en donde han visto un par de elementos llamativos que buscarán atacar de acuerdo a una serie de movimientos que están en el presupuesto habitual.

Y no es precisamente en la conformación del United de Solksjaer, es en el City de Pep Guardiola. Las ya conocidas complicaciones en base a la sanción impuesta por la FIFA le han dejado cojos en eso de pelear por grandes acciones. No podrán fichar jugadores y tampoco podrán competir a nivel europeo por dos años, lo que va dejando sin muchos argumentos a sus grandes referentes.

Pep Guardiola

Primero De Bruyne, y luego el ancla

De todas las estrellas, el primero en decantarse por buscar soluciones abiertas en el mercado ha sido el belga, Kevin de Bruyne. Y es que por medio de su representante se han filtrado algunas posturas adversas a esto de no poder ser parte de la escena continental que tanta exposición brinda no solo para mejorar sus condiciones, sino para llevar a los mismos a sus selecciones.

Zidane muy conforme con este nombre ya lo ha elevado a sus jefes, esperando respuestas consistentes en este hecho. Sabe a consciencia que es un jugador especial, y que ha estado en boca de todos por llevar al menos dos temporadas al más alto de los niveles. Su valor, su mayor problema, 120 millones por alguien de 28 años; se sale de los ideales de Florentino.

Sterling es el verdadero objetivo

Y si algo les llama la atención, es poder catapultar un ataque consistente. Las bandas han sufrido pese a la irrupción dorada de Vinícius, puesto que Bale ha perdido ese empuje, y Cristiano se ha marchado a Italia. Creen que Sterling es la catapulta ideal, que ahora ven más cerca que nunca. En su última entrega a los medios ha dejado entender que podría salir, ahora que tiene la oportunidad a sus 25 años de contar con cifras escalofriantes.

Sterling

Puede jugar por cualquiera de las dos bandas, y además en el centro del ataque. A Zidane le tienen prendado sus calidades, y ahora valora mucho más que no quiera ver frenada su evolución en un equipo que se dedicará a pelear solamente por la Premier. El precio, 160 millones de euros; ya Florentino piensa en estrategias.

Síguenos en Google News