Las lágrimas de Sergio Ramos y el consuelo de Iker Casillas a todos sus compañeros