Las nuevas normas con la prensa del Peter Lim que indignan a los periodistas