Es un triste y un conformista, no ha sabido trasmitir el espíritu indomable del león y nunca ha criticado a los jugadores públicamente a pesar de sonrojantes actuaciones del Athletic Bilbao esta temporada. En su rueda de prensa de ayer tras la derrota por dos a cero ante el FC Barcelona de Valverde, volvió a declarar con el mismo discurso gris. Quiso explicar antes de nada, el Kuko Ziganda, sus razones para no alinear de inicio ni a Aduriz ni a Williams, principales argumentos del Ahletic en ataque.

ziganda / agencias

El Kuko tiene como excusa un calendario demasiado intenso como para no darles descanso:

“No era para esperar al Barcelona. Los dos jugaron el jueves y llevamos un mes y medio de mucho trajín en el que no hemos parado. Hacía falta frescura porque contra el Barcelona hay muchas veces que persigues sombras”, comentó.

Con estas lindezas, Ziganda tiene claro que, de haber salido goleados del Camp Nou, no habría sido ninguna vergüenza:

“Si nos golean desde luego que no seríamos el primer equipo que se va goleado de aquí. Con Messi, Dembelé, luego te sacan a Iniesta…Esta historia la hemos visto más veces. Es un equipo casi imparable”, sentenció el técnico del Athletic.