Levante – Betis, así lo vivimos