Volantazo de Zidane arrasa con todo en el Real Madrid (dos sentenciados)

Nuevos tiempos en el conjunto blanco con decisiones nuevas del entrenador francés

El Real Madrid es otro equipo y el máximo responsable es un Zinedine Zidane cuyas decisiones han influido notablemente en el cambio salvaje de guión. Eso sí, como siempre que se producen cambios bruscos, hay dos jugadores importantes, al menos, que salen muy perjudicados de este nuevo escenario.

Porque el Real Madrid confirmó la mejoría que se había venido manifestando en partidos anteriores. Porque ante Eibar o Real Sociedad ya se había visto a un equipo renovado totalmente. Pero hacía falta un rival de máximo nivel para demostrar que realmente el cambio es serio. Y llegaba el PSG al Santiago Bernabéu.

Zidane

Un PSG con las amenazas de Neymar y Mbappé que tuvo en Keylor Navas al protagonista. Porque los franceses en ningún momento fueron superiores a un Real Madrid intenso en la presión, que defendía con todos implicados y que cuando tenía el balón en su poder volvió a hacer gala de aquel juego preciso y de calidad que dominó Europa en los últimos años.

Zidane cambia el dibujo

Al César, lo que es del César. Porque Zidane, desde principio de temporada, siempre tuvo la duda de cómo completar el puzzle en ataque. Porque su sistema 4-3-3 comenzaba a dar problemas, pero, aun así, hasta el encuentro de este martes no se produjeron cambios. A veces jugaba Rodrygo, a veces Lucas, a veces Bale… pero nadie se consolidaba.

Pero Zidane sorprendió ante el PSG con la titularidad de Isco Alarcón. El malagueño llevaba tiempo sin ser protagonista, sin embargo, con este nuevo contexto, se adaptó muy bien al gran estado de forma de Benzema, Kroos, Marcelo y Hazard. Porque los buenos siempre saben asociarse entre sí y eso es lo que hizo Isco.

Isco

Porque Zidane dispuso un 4-4-2, con Isco cayendo a la izquierda y el incombustible Valverde a la derecha. Kroos y Casemiro en el doble pivote y Hazard y Benzema moviéndose con libertad por todo el frente del ataque. Cuando atacaban se juntaban muy bien los que saben. Cuando defendían lo hacían en bloque y asfixiaban al PSG.

Claros perjudicados

Es evidente que con este nuevo sistema de juego, hay dos actores, hasta hace nada muy protagonistas, que no tienen cabida. Hablamos de Luka Modric y de Gareth Bale. El croata, a día de hoy, no puede competir por un puesto con Kroos o Casemiro. Y en la banda derecha hay que trabajar tanto que la irrupción de Fede Valverde gusta mucho más a Zidane.

Gareth Bale, por su parte, las únicas opciones que se abren a una posible titularidad es la de bajar la cabeza, sacrificarse y jugar en la banda izquierda dentro del 4-4-2. Pero tiene que ser mucho más profundo y sacrificarse en labores defensivas. De momento, el experimento de Isco ha salido bien y parece que será habitual en los onces.

Eso sí, con este nuevo panorama, Bale y Modric ayudarán muchísimo a refrescar el equipo en las segundas partes. Se abre un nuevo horizonte de esperanza en un Real Madrid que, al fin, se puede decir que está de vuelta en la élite del fútbol europeo. Zidane, una vez más, ha vuelto a levantar una plantilla que parecía acabada.

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital