Linnet monta pollo en First Dates tras resbalón histórico

El calzado de la comensal le jugó una mala pasada no más al inicio de la cita

Linnet y Carlos no se acababan de acomodar cuando un hecho sin precedentes en First Dates, por poco causa una situación complicada. La chica cubana llegó luciendo un vestido negro muy elegante, y con ello unos tacones un tanto altos. Luego de conocer a Sobera, Matías, Lidia y por su puesto a su cita en la barra, la comensal sufrió un resbalón que por fortuna no pasó a mayores.

Lo que causó más impacto pero después hizo gracia, fue el grito que pegó la mujer en su intento de no caerse al suelo. El ruido fue tremendo y enmudeció a todos los presentes en el restaurante. Fue tanto que Sobera y todos los colaboradores del dating show se mandaron las manos a la cabeza mientras exclamaban, ““¡Ay, alguien se ha matado!”.

Linnet first date
El resbalón de Linnet asustó a todos en el restaurante, pero afortunadamente no pasó a mayores.

Linnet llegó con toda la actitud a First Dates, pero sus pies no estaban listos

Esta es la hora que la chica aún se pregunta que pudo haber pasado, si ella misma reconoció que casi toda su vida ha usado este tipo de calzado. La comensal atribuye el hecho al piso, el cual según ella estaba liso o mojado. Para fortuna de ella y su cita, el hecho no dejó consecuencias y todo quedó como una divertida anécdota.

En el momento que Carlos (su cita) arribó al restaurante de Cuatro, compaginaron muy bien pues ambos son de Cuba. El porte ambos causó fascinación mutua y Matías se pudo dar cuenta, “son el uno para el otro, lo tienen todo” comento el barman. En ese momento, Sobera quiso que ambos rompieran el hielo de manera inusual, y los invitó a la pista de baile, pero Linnet prefirió conocerlo en la mesa antes de ello.

El traspié de Linnet fue determinante en la cita de First Dates

Luego de rechazar la oferta de bailar con Carlos, la chica se dirigía a la mesa, y fue cuando pasó el curioso evento. “Yo me levanté y el pie me hizo una mala jugada, pero yo sé caminar con tacón” exclamó la comensal. Por fortuna, la copa que llevaba en su mano no terminó encima de su cita, puesto que hubiese sido fatal.

Lo cierto es que después del traspié, la chica no se pudo recuperar puesto que aún seguía distraída y pensando en lo que pudo pasar. Al igual trataron de pasar una buena velada y ambos se fueron conociendo en cuanto a todos sus gustos, pasatiempos y demás cosas en común. El hecho que ambos fueran compatriotas, también influyó en la cita.

Ayuso resistencia