Lo que hay detrás de las macrogranjas al descubierto por Greenpeace

La organización mundial ambientalista ha destapado una olla podrida detrás de estas empresas de ganadería industrial

Las sospechas de Greenpeace hacía algunas de las macrogranjas en España, han sido hechos verídicos, gracias a las últimas investigaciones de esta organización internacional. Los resultados en los reportajes que han hecho en estos lugares, dan cuenta de la crueldad animal en su máximo esplendor, con un fin bastante lucrativo.

Los métodos que están utilizando en estos lugares de producción ganadera de alta distribución, son bastante escandalosos y a su vez graves para la salud humana. La organización ambientalista encontró varios aspectos deplorables en esta actividad comercial. En su mayoría, todo gira en torno a la falta de higiene y el uso desaforado de químicos para acelerar la producción.

Greenpeace macrogranjas
Greenpeace ya inició una campaña para cerrar estas macrogranjas existentes, y frenar la construcción de otras en España y el mundo.

Greenpeace avisa de las terribles consecuencias para el planeta, si estas macrogranjas siguen en producción

El estudio que viene haciendo la organización ambientalista, avisa a todos los gobiernos del mundo, el terrible impacto negativo que dejan estos lugares de la muerte. Entre los efectos más devastadores están: deforestación para adecuar los espacios en los que tienen a los animales. Contaminación de aguas, emisiones de efecto invernadero, tala de arboles, etc.

A parte de ello, el mal trato que le dan tanto a vacas como a cerdos y otros animales de consumo humano, es bastante grave. Greenpeace conoció el terrorífico método que estas empresas usan para alimentar más rápido a un animal. Se trata de una mezcla de fármacos y químicos, aplicada a la comida ganadera, que acelera el metabolismo y hace que engorden en un tiempo récord.

Ante las condiciones deplorables de estas macrogranjas, Greenpeace ya inició una campaña para el cierre de estas empresas

En la pagina oficial de la organización ambiental, se puede leer el pliego de peticiones para acabar con estas macrogranjas. De igual manera, los activistas y personas del común que estén interesadas en esta nueva iniciativa, pueden firmar la solicitud. Greenpeace espera tener el apoyo de otras organizaciones animalistas y otras que velen por los derechos de los consumidores.

Estos son algunos de los objetivos de la iniciativa. “No permitir la construcción de la macrogranja de Noviercas, la ampliación de la de Caparroso ni cualquier otro nuevo proyecto de macrogranjas o ampliación de los existentes. Que se reduzca el número de animales en intensivo. Que se promueva una transición justa para las que se encuentran operativas.” entre otras.

Paula Echevarría Lefties