Lora apura su puesta a punto