Los 3 entrenadores del Atlético más odiados por la afición colchonera (Ranking)

  • 3-Arrigo Sacchi

Sacchi durante un partido con el Atlético de Madrid. Agencias

Los últimos resultados que tuvo el equipo colchonero -cuatro derrotas consecutivas, una racha negativa que los rojiblancos no padecían desde 1995– y, sobre todo, el divorcio evidente de la afición, que llevaba semanas pronunciándose claramente en contra del técnico, acabaron con el primer proyecto de Arrigo Sacchi fuera de su país.

El balance, especialmente en la Liga, fue más bien discreto: nueve victorias, cinco empates y ocho derrotas, lo que le situaban a 11 puntos del líder.

El técnico italiano, confesó días después de su salida del club, quese sentía deprimido al ver que sus jugadores no comprendían su sistema.

  • 2-Carlos Bianchi

Bianchi durante un partido. Agencias

Carlos Bianchi, ex técnico de Boca Júniors y Vélez Sarsfield, llegó al Atlético de Madrid en verano, avalado por su palmarés, con cuatro Copas Libertadores y tres Intercontinentales, pero no logró cumplir las expectativas en el club rojiblanco, que, tras 18 jornadas, dejo al Atlético de Madrid duodécimo en la clasificación y a tan sólo cuatro puntos de la zona de descenso.

Bianchi igualó como local sus peores registros de la historia, los del curso 1979-80, con sólo once puntos en nueve encuentros.

Con estas estadisticas es evidente que la afición rojiblanca le haya colocado en la segunda posición del ránking.

  • 1-Greorio Manzano

Gregorio Manzano, Cerezo y Caminero el dia de su presentación. Agencias

La afición lo ha tenido claro en las redes sociales. Sin lugar a dudas, Gregorio Manzano es el entrenador más odiado por la afición rojiblanca. El sentimiento de los aficionados rojiblancos en ese tramo de temporada fue unánime: decepción, rabia y resignación.
El Atlético aspiraba a alcanzar la zona europea, pero su situación por entonces era otra, y sobre todo, el fracaso ante el Albacete fue la gota que ha colmó el vaso.
Con Gregorio Manzano como técnico, el Atlético ofrecía una imagen lamentable, muy lejos de lo que se le supone a un conjunto que aspira a Europa.

Por suerte no hay mal que por bien no venga.  Simeone volvía a la parroquia rojiblanca tras la destitución de Manzano, y desde entonces, el Atlético es otro equipo.
¡Que bueno que viniste “Cholo!

Villarreal Iborra