Los lloros del Real Madrid tienen éxito con el árbitro del clásico

Tremendo anuncio para el partido del fin de semana, sobre todo por el contexto y los antecedentes

Real Madrid se enfrentará a su máximo rival histórico, el FC Barcelona en una nueva edición de El Clásico en el que se definen muchas cosas, tema polémico de momento por la asignación del árbitro. Mateu Lahoz será el encargado de tomar el mando de ese importante compromiso en un momento demasiado crítico por lo que se juega de por medio.

El juez de garantías es uno de los más famosos de la actualidad, más que nada porque su antecedente dirigiendo este tipo de choques que marca una imborrable tendencia ganadora para los merengues, con 3 triunfos, un empate y una sola derrota. Todo esto cae preciso cuando han sido los del Real Madrid los que han pedido gestión de la comisión que se encarga de la mención de los árbitros.

Atalanta Real Madrid
Zidane no se raja y exige garantías arbitrales para enfrentar al Barcelona

El árbitro para El Clásico promete, pues experiencia de sobra parece sumar a su dilatada carrera

A los 44 años Mateu Lahoz es uno de los jueces más trascendentes de España. Justamente ha sido pitando este partido donde ha adquirido ese rótulo, pues siempre resultan ser duelos complejos, de alta tensión y con dinámicas muy liberadas. El último partido que pitó entre estos dos fue el previo a la para por la pandemia, donde en aquella oportunidad ganaron los merengues 2-0 con goles de Vinícius y de Mariano Díaz.

El primer reto fue en aquella recordada final de la Supercopa de España en el año 2012. Los de Mourinho en esa época ganaron 1-0 con un tremendo golazo de Cristiano Ronaldo en un sostenido por lo alto ante un centro de Ángel Di María. Ya en el 2014 fue su siguiente entrada, de nuevo con triunfo merengue en la final de la Copa del Rey.

Un partido que lo define todo para unos y otros}

Ya pasando al partido hay que decir que es el compromiso con mayores ribetes de expectativa del último tiempo. Si el FC Barcelona seguirá prendido en la lucha por el título, y si lo hace el Real Madrid se lo saca casi de encima y le tira la carrocería a un Atlético que viene mal. No cabe la menor duda que la ventaja de un punto y dos respectivamente es muy corta, que en un partido como este se puede marcar como una inflexión.

Los dos vienen bien, el Barça con una levantada tremenda en la competencia, y el Real Madrid igual y además ganando con autoridad a un siempre complejo Liverpool en la Champions. Un empate en su defecto sería el peor resultado posible, y el mejor para los colchoneros. Al menos en la previa, los lamentos han rendido sus frutos.

salida Marcelo