Los Spurs son los dueños de Londres