Las razones para que un cambio de equipo impacten a la afición pueden ser variadas: que el club de salida y el club de llegada sean eternos rivales, que exista mucha diferencia entre la categoría de un club al de otro, que el traspaso cueste una millonada que parezca imposible tenerla al alcance… La cuestión es que en muchos casos, la venta de los derechos de algunos futbolistas ha dejado a la opinión pública con la boca abierta. Para muestra, un botón:

1. Cristiano Ronaldo: El Real Madrid de Ramón Calderón llevaba tiempo pretendiendo a un joven portugués que militaba en el Manchester United, pero todo intento de traerlo a la capital de España fue en balde. En 2009, llegó Florentino Pérez con la promesa electoral de ficharlo, pero claro, el equipo dirigido por aquel entonces por Alex Ferguson no se lo iba a poner fácil. De hecho, los directivos de la entidad inglesa le advirtieron: “Si quieres a Cristiano Ronaldo, son 96 millones de euros“. La sorpresa llegó cuando el recién llegado presidente a la ‘Casa Blanca’ no puso impedimentos ningunos, decisión que muchos tomaron por una locura en tiempos de crisis: ¿Valdría de verdad todo ese dinero Cristiano Ronaldo? ¿Saldría rentable a largo plazo? El tiempo ya ha dado la respuesta.

 

2. Luis Figo: Fue tan querido por la afición barcelonista que hasta llegó a ser segundo capitán por detrás de Pep Guardiola. Sin embargo y a pesar de los continuos desmentidos del portugués, firmó un precontrato con Florentino Pérez en el que si este salía presidente, él acabaría fichando por el Real Madrid. Su traspaso en 2000 alcanzó la cifra de diez mil millones de pesetas. Fue el más caro hasta el momento, por tanto, los culés lo tacharon de mercenario, pesetero y traidor. A día de hoy, aún no lo han perdonado.

 

3. Gareth Bale: Último fichaje extratosférico del momento y, cómo no, de manos de Florentino Pérez para el Real Madrid. El jugador de 24 años destacaba por su destreza en el Tottenham. Tras un verano lleno de idas y venidas, el 1 de septiembre de 2013 se hizo oficial su traspaso por 91 millones de euros. Haciendo honor a su apellido y a cómo sería su pronunciación en español, los aficionados en los bares siempre bromean con que Bale vale mucho.

 

4. Robin Van Persie: Fue capitán del Arsenal tras la marcha de Cesc Fàbregas. Con Arsène Wenger había aprendido un estilo de juego muy característico, pero ya llevaban muchos años sin ganar ningún título. Quizá por eso no quisiera renovar con el club londinense y marcharse al Manchester United. Su marcha sorprendió por la rivalidad de ambos equipos.

 

5. Sol Campbell: Después de iniciar su carrera profesional en el Tottenham y militar casi diez años allí, el defensa anlgo-jamaicano dio la campanada fichando en 2002 por el Arsenal, eterno rival de su ex equipo dentro de la capital londinense. Muchos aficionados spurs lo tacharon de judas.

 

6. Robinho: Jugaba en el Real Madrid y tenía éxito, pero se empeñó en abandonar el club para irse al Chelsea. Su fichaje se frustró y acabó aterrizando en el Manchester City. Lo más curioso es que el brasileño dijo que dejaba el Madrid para convertirse en el mejor futbolista del mundo y el equipo por el que fichó por aquel entonces llevaba más de 30 años sin ganar ningún título importante y solía acabar en mitad de la tabla de la Premier.

 

7. Carlos Tévez: Las aficiones vecinas no se caracterizan precisamente por ser demasiado amigas, por tanto, que el argentino fichara por el Manchester City en 2009 cuando parecía estar tan a gusto jugando a las órdenes de Alex Ferguson en el Manchester United no sentó nada bien entre los seguidores de los ‘diablos rojos‘.

 

8. Mesut Özil: Durante el verano de 2013, corría el rumor de que si tenía éxito el fichaje de Bale por el Real Madrid, algún mediocampista tendría que abandonar el club. El candidato número uno era Kaká, que así lo hizo, pero lo que nadie esperaba es que el alemán de origen turco quisiera dejar el Madrid para fichar por el Arsenal.

 

9. Thierry Henry: Ocho años militando en el Arsenal lo convirtieron en todo un icono gunner. Su rendimiento era el máximo y lo llegaron a considerar el mejor delantero del mundo. Su afición lo adoraba y el día que se hizo oficial su fichaje por el Barcelona en 2007 por 24 millones de euros, no se lo podían creer.

 

10. Eric Cantona: Tras su paso por varios clubes tanto franceses como ingleses y en todos tener problemas por ser demasiado conflictivo, resultó chocante que Alex Ferguson se fijara en él para integrarlo en el Manchester United. Tal fue su empeño que Cantona abandonó repentinamente el Leeds United en diciembre de 1992 para convertirse en un ‘diablo rojo’.

@Isabel_Arroyo

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
La Resistencia de Broncano abre fuego para hundir El Hormiguero
El Bayern Múnich lanza propuesta al FC Barcelona para ceder con Thiago
Destrozan al director de El Chiringuito por hacer fichajes a dedo