Luchamos para ver nuestra bandera en lo más alto de París