Lugano o Sergio Sánchez, la pregunta del millón