Uno de los juegos clásicos del programa

La recta final del concurso y ‘reality show‘ de Telecinco y Mediaset, Supervivientes, afronta uno de sus momentos más decisivos. Actualmente, casi tres meses después de que iniciara la aventura, los concursantes han llegado a una serie de tentaciones que instan desde el programa para lograr recompensas.

Una de ellas fue la aspirante Rocío Flores, hija de Rocío Carrasco y Antonio David Flores, quien tuvo la premisa de comer comida cruda por leer un emocionante pergamino de un familiar especial, y que tampoco ha dudado en hacerlo. Pero no es la primera en caer, ni la más dura, como ocurrió con Elena.

Y es que a Elena Rodríguez, conocida por ser la fiel defensora de su hija Adara en Gran Hermano, también le tocó pasar una tentación, y no fue nada fácil. Lara, la presentadora en la isla, le hizo la proposición de un kit de pesca completo para ella sola… con el agravante de que debería atarse a otro compañero... y lo hizo. También, entre otros, vemos el de Yiya.

La polémica concursante extremeña, por su parte, perdió su tan preciada peluca como parte de estas tentaciones de Supervivientes a cambio de escuchar a su pareja en audio. Pero no todos aceptaron; Hugo, tenía la tentadora recompensa de obtener un bocadillo XXL de ternera si se mantenía a ciegas tres días.

Pero la tentación extrema no llegó hasta el turno de Albert Barranco quien, con el propósito de entregarle una pizza barbacoa que Lara le enseñó, Albert debía desnudarse, como ya dijo en una ocasión en un audio. Barranco, arrepentido, lo hizo. Por lo que ahora aceptó ponerse el taparrabos una semana a cambio de dos pizzas.