Mandi y Bustos, entre algodones