Las dos estrellas de los ‘Reds’ compiten cabeza a cabeza por ser elegido como el nuevo referente del ataque merengue

En este último tiempo, el Real Madrid en cabeza de Florentino Pérez ha iniciado una investigación masiva en donde tiene como punto estricto, la contratación de un delantero top. Como era de esperarse, y ante las más que cantadas salidas de Gareth Bale, y la probable de Karim Benzema, el club necesita desviar su atención, y ha logrado focalizar un punto de referencia en Liverpool, el actual campeón de Europa.

De todo lo que tiene el cuadro de Jürgen Klopp sin duda hay de dónde escoger, ninguno está lejos de los niveles más altos del continente, y ese ha sido un argumento poderoso. Sus dos extremos han sido vitales, y en esa medida, tanto Sadio Mané como Mohamed Salah, se han mantenido en la carpeta de posibilidades desde el primer momento.

Sadio Mané

La gran cúpula directiva no ha sido ajena a este hecho, y ha marcado prioridades, uno de estos dos podría ser el nuevo acompañante de la temeraria delantera capitalina, donde también apunta llegar en algún momento Kylian Mbappé. La decisión la toma Florentino, y hasta el momento las sesgadas miradas tienen varios puntos en contra en relación de la una con la otra.

Salah ya había sido buscado antes

Mané es hoy por hoy el que más se ha acercado a esa posibilidad, pero habrá que ver el pasado para determinar que el egipcio ha tenido sus chances. En el año 2018, y en una concentración de la selección nacional de su país, el faraón le habría dicho a uno de sus colaboradores, el asistente de Cooper, Hany Ramzy que el Real Madrid le habría lanzado una oferta espectacular.

En su momento lo dio a entender como una de tantas, debido a su espectacular punto de rendimiento. Pero de la mano de estos tres referentes se llegó a la conclusión de declinarla, más que nada por lo que es el Liverpool, y por la estabilidad que ofrece. Hoy lo ve como una anécdota a la que quizás haya que echarle algo en falta.

Salah al Madrid
Mohamed Salah

La situación en Liverpool no es para él la mejor de todas, y las tensiones con Klopp han ido en alza. Mané tampoco está muy fijo en ese tema y la crisis del coronavirus ha echado todo para atrás. En las filas del merengue sigue la especulación, la rumores de pasillo y la expectativa funcionando a tope. Ya veremos qué resulta de todo esto.

Síguenos en google news