Manolo quiere convertir Mareo en “un centro de alto rendimiento”