Marcos Malaquías, el cronista de la operación Neymar