María Luisa pasa de su cita en First Dates para tontear con Sobera

El presentador vasco sigue ganando enteros entre los comensales que visitan el restaurante

No ha pasado ni la primera semana del año, y Carlos Sobera ya empezó a romper corazones en First Dates, la víctima de hoy fue María Luisa. La veterana comensal decidió visitar el restaurante de Cuatro buscando un hombre muy similar al presentador vasco. “Defíneme: ¿Cómo es tu hombre ideal?” preguntó el anfitrión. “Creía que querías que te definiera a ti, pues estás buenísimo” comentó ella.

Entre algunas risas nerviosas, el presentador le respondió “A mí me da que el que va a entrar en el local te va a enamorar“. La mujer apuntó, “Que le guste vivir la vida igual que a mí. Que haga deporte, pero no en el gimnasio“. Luego añadió, “Que le guste andar, pasear, el mar… También que sonría y sea alegre porque yo lo soy”.

María Luisa First Dates
No hubo un solo aspecto positivo, ni una cosa en común en la cita entre María Luisa y Avelino.

La mala cita de inicio a fin que le tocó a María Luisa en First Dates

La sevillana que también se definió como una mujer difícil, por que “Tengo un carácter muy fuerte, soy muy dócil, pero como me pinches… salto”, no le gustó para nada su cita desde que le vio entrar por la puerta. “No espero un Adonis ni nada por el estilo, pero un físico en condiciones, que el pobre es transparente” comentó María Luisa.

Aparte del físico, Avelino era 12 años mayor que ella, un detalle que no le encajó para nada a la mujer. Pero eso no fue lo peor. Cuando Lidia fue a tomarles el pedido, el hombre se negó rotundamente. “Aunque me lo pongan, no voy a comer porque no puedo. Me operaron de cáncer de colon hace seis años. Ya estoy bien, pero tengo que comer cosas que hago yo”.

María Luisa no solo le dio el “no” en la decisión final, sino que se enojó con su cita en First Dates

La sevillana quedó muy indignada con el comentario que hizo Avelino en no querer comer, pero eso le mostró que eso no era para ella. “Esa forma de vida no encaja con lo que yo deseo, quiero a un hombre que no tenga impedimentos de ir a ningún sitio, ni para comer, ni para beber, Pero eso de ‘yo no puedo comer esto, solamente lo que yo me cocino en mi casa’… ¡Oiga usted, pues quédese en su casa!” sentenció María Luisa.

Avelino tampoco se quedó atrás y en la decisión fina dijo que no quería una segunda cita con ella. Aunque aceptó que la pasó bien y de volver a quedar con María Luisa lo haría en calidad de amigos. “aunque como amiga si porque es una gran mujer”. Acto seguido los comensales se devolvieron a casa igual de como salieron, solteros.

first dates Leire